Pasar al contenido principal

Internacionalizarse

¿Por qué internacionalizarse? Análisis del entorno económico mundial

Para iniciar el camino de la exportación la empresa debe reflexionar primero sobre la conveniencia de exportar y eliminar las dudas sobre si puede, debe y quiere exportar. Eliminar dichas dudas le permitirá afrontar las acciones necesarias con el convencimiento de seguir el proceso adecuado.

Algunas de las razones más frecuentes para internacionalizarse podrían ser:

  • Saturación del mercado local
  • Aprovechamiento de la capacidad instalada
  • Búsqueda de mercados ampliados
  • Utilización de acuerdos comerciales suscritos por el país 

Hay muchas empresas Pymes que tienen capacidad exportadora y sin embargo no acceden a los mercados internacionales por el temor que surge a lo desconocido. Para un buen inicio en las actividades de exportación es conveniente que no sólo la dirección de empresa se implique en esta nueva actividad sino que es recomendable que el conjunto de los trabajadores, accionistas, proveedores, etc. se involucren en la medida necesaria en cada caso para iniciar los procesos de exportación

No es difícil exportar si se tiene el servicio adecuado y se presta atención a la forma correcta de plantearlo. Debemos tener en cuenta que exportar sin la preparación necesaria previa puede conllevar una pérdida de dinero, tiempo e ilusiones, ya que el posicionamiento en un mercado extranjero lleva tiempo y requiere dedicación y esfuerzo. La concreción del proyecto exportador requiere una tarea de preparación, en cuanto a la toma de decisiones, y en cuanto a los medios necesarios durante todo el proceso.

El entorno económico internacional en la actualidad se caracteriza cada vez más por su dinamismo y globalización. Tendencias como la creciente interdependencia entre países, la formación de bloques regionales, el surgimiento de economías emergentes en Asia y América Latina, así como los sorprendentes avances tecnológicos en diferentes sectores, configuran un entorno mundial crecientemente competitivo y cambiante.

Hay que hacer notar que es éste un proceso difícil, complejo y costoso, que incluso puede perjudicar a la empresa que lo emprenda si no realiza previamente un análisis estratégico serio y riguroso antes de tomar tal decisión.

Aunque pueden existir algunos puntos de similitud respecto a la exportación de bienes y productos, la exportación de servicios presenta unas características propias, bien diferenciadas, que se derivan de la naturaleza de la prestación de servicios.

El sector "servicios" se caracteriza por la prestación de actividades, que pueden o no ir acompañadas de un producto tangible, y que se realizan al menos de forma parcial de forma interactiva con el cliente.

La exportación de servicios es más compleja que la de productos ya que la naturaleza del servicio exige unas técnicas para vencer el recelo del cliente y una necesidad de presencialidad del oferente muy diferente a las que observamos en el mundo de productos.